Una historia personal de una cuidadora profesional

Una historia personal de una cuidadora
por:Publicado20 de Marzo de 2016Sin Comentarios

 

Mi nombre es Pilar y soy venezolana de nacimiento y ciudadana del mundo de corazón. Hace 7 años salí de mi amada Venezuela con la mochila llena de sueños. Deje atrás una carrera exitosa como Profesora y Coach Espiritual. Una mano me trajo hasta los Estados Unidos de Norteamérica. A ratos sin saber por qué y para qué.

 

Cuando el tiempo de la vida corrió, un día después de tanto andar conseguí la actividad perfecta para mí en este amado país, donde yo puedo dar servicio de amor a un ser humano y entregar mi tiempo más allá de un sueldo.

 

Siendo Cuidadora  me conecto con el amor por la humanidad, con el servicio a mis semejantes y me da la oportunidad de entregar amor, respeto, salud, armonía y cuidados a un ser que como yo no solo necesita nutrientes para su cuerpo físico, sino también nutrientes para su alma. Para mí es un regalo cada día, ver la sonrisa del paciente al sentirse atendido con amor y respeto. Esa sonrisa es el verdadero pago que me llevo al terminar mi trabajo. Aprendo tantas cosas que nunca el dinero me podrá dar. Escuchar las historias de los pacientes, de sus culturas y compartir a la vez parte de la mía, hace que yo sienta al ser que sirvo. como parte de mi familia.

 

El ser humano que le presto servicio, me da la oportunidad de servir y así yo poder hacer lo que más amo hacer: servir a mis semejantes con amor. Celebrar con los seres humanos que les presto servicio sus logros o atender a ratos sus lágrimas con amor es celebrar la vida también para mí. Ser Cuidadora es una oportunidad de ver en ellos el Milagro que sucede cuando aplaudo lo que con esfuerzo realizan.

 

Cocinar es la actividad que más me nutre el alma. Realizar la alquimia de los alimentos en la cocina es mi llave de oro para aportar calidad de vida a quienes por alguna razón no se pueden valer al 100 por ciento por ellos mismos. Cantar y bailar mientras cocino son otras de las actividades que me sirven para llenar de entusiasmo a esos seres que con su bondad llenan cada día mi corazón de satisfacción y deseos de continuar haciendo esta labor que me conecta con la plenitud de la existencia. Y estoy muy segura que si vuelvo a nacer volveré a experimentar la magia de ser: CAREGIVING.

 

Gracias a Pilar C. Otaiza en Chula Vista por compartir su historia.

Shield HealthCare | Suministros médicos para el cuidado en el hogar desde 1957

Visite Nuestra Comunidad, la comunidad de cuidadores de Shield Healthcare, para más historias como ésta y una inspiración diaria.

Para pedir los suministros médicos , llámenos al 800.765.8775

Publicar un comentario en la entrada