La Parálisis Cerebral y el Significado del Amor Incondicional

Cerebral Palsy and Unconditional Love hijo con Parálisis Cerebral
por:Publicado30 de Junio de 2016Sin Comentarios

La historia de cuidador destacada esta semana fue escrita por Maribel G., quien comparte las recompensas de cuidar a su hijo con Parálisis Cerebral.

“Las pequeñas cosas de la vida tomaron nuevo significado cuando nació mi hijo. Las cosas cotidianas se volvieron borrosas y nuestra nueva forma de vida fue un camino hacia lo desconocido. Mi pequeño, a quien voy a llamar “V”, nació sin responder y tomó más de 30 minutos para resucitarlo. Con todo nuestro futuro por delante y el amor y la fuerza de una familia, seguimos adelante. Nuestro diagnóstico definitivo fue dado cuando mi hijo tenía una semana de edad. Él sufrió encefalopatía debido a la falta de oxígeno al cerebro; Parálisis Cerebral. No sabíamos nada acerca de su condición o lo que era para cuidar de un niño con necesidades especiales.

Mi hijo tiene ahora 5 años y mi esperanza y la creencia de que haría más que los médicos esperaban, nunca desaparece. La máxima recompensa que he recibido por ser cuidador de mi hijo es de ser testigo de lo increíble. V fue un luchador desde el principio. Él se empuja a sí mismo más que cualquier niño que conozco. Lo que carece de movilidad y función, lo compensa con iniciativa, determinación y deseo de complacer. V se somete a varias sesiones de terapia a la semana. Su progreso es lento y no presenciado por muchos. Soy una de las pocas afortunadas a presenciar “las pequeñas cosas” que se llevan a cabo a través de su arduo trabajo y dedicación. Entre las grandes cosas que he presenciado, lo más especial ha sido un simple llanto y la risa mágica y contagiosa que llena una habitación silenciosa. Cuando nació V no hizo ningún sonido, no fue sino hasta un mes más tarde que oímos el sonido, el mejor sonido de todos, su grito. Nos regalo la primera sonrisa en su primer día de Pascua cuando tenía 5 meses de edad. Una y otra vez veo los cambios a medida que crece y el progreso que él hace. No sabía la cantidad de amor, pasión y determinación que una persona podría tener hasta que tuve la suerte de ser la madre de V.

Mi hijo ha cambiado para siempre la forma en que siento y mi forma de pensar. Él me ha enseñado lo que es realmente importante en la vida. El me muestra y me enseña el amor incondicional y a no tomar las cosas en vano. Él me ha enseñado a olvidar mis propias necesidades y deseos y sueños, y me da el don de dar.  Mas que nada lo que me ha enseñado es tener esperanza… esperanza que superará todos los obstáculos y las probabilidades. V, estoy eternamente agradecida por la oportunidad de ser tu madre y la suerte de conocer el significado del amor verdadero e incondicional.”

Shield HealthCare | Nuestra Comunidad

Publicar un comentario en la entrada