Cómo abordar la depresión del cuidador

la depresión del cuidador
por:Publicado25 de Agosto de 20161 Comentarios

Cómo abordar la depresión del cuidador

 “Una persona que cuida a otra representa el valor más grande de la vida.” – Jim Rohn

El cuidador sacrifica muchas cosas a fin de cuidar a un ser querido o paciente. A menudo, pasa tanto tiempo cuidando a un paciente que olvida que debe cuidarse a sí mismo. Los cuidadores suelen tener tiempo limitado para hacer lo que desean. Esto puede producir sentimientos de enojo, que pueden dar lugar a la culpa por sentir ese enojo, causado por tener que pasar tanto tiempo cuidando a otra persona. La tristeza y el enojo pueden ser signos de depresión. Algunos de los síntomas son:

  • Alterarse con facilidad y estar irritable
  • Pérdida de sueño
  • Cambio en los hábitos de alimentación (comer menos o más)
  • Sentirse incompetente
  • Síntomas físicos (dolor de cabeza, náuseas, etc.) que no responden al tratamiento

Demencia y depresión

Los investigadores descubrieron que el cuidador tiene el doble de probabilidades de sufrir una depresión por cuidar a una persona con demencia. Los pacientes con demencia suelen deambular, agitarse y pueden comenzar a acumular cosas compulsivamente, lo que hace que al cuidador se le haga muy difícil descansar.

Mujeres y depresión

Las mujeres conforman la mayoría de la comunidad de cuidadores, y ellas tienen el doble de probabilidades que los hombres de sufrir una depresión. Esto significa que las mujeres de la comunidad de cuidadores tienen un alto riesgo de sufrir depresión.

Formas de abordaje

Se recomienda que la persona que sufra una depresión consulte con un profesional de salud mental para obtener el tratamiento adecuado. Asimismo, existen otras formas de afrontar esta situación, más allá de consultar con un profesional de salud mental, que incluyen:

  • Comience el día con una mentalidad positiva, piense en todas las cosas que va a lograr ese día y cuán feliz hará a la persona que está cuidando
  • Hágase tiempo para usted. Ponga una alarma en el teléfono para tener 30 minutos de “tiempo para usted” y dedíquese a ver videos divertidos o lea un buen libro
  • Participe en algún ejercicio o actividad que lo mantenga alerta y lo haga sentir bien
  • Deje cualquier decisión grande que esté por tomar y pospóngala hasta que se sienta plenamente recuperado
  • NO SE AUTOMEDIQUE, ¡afrontar un problema no es curarse! Si usted considera que la depresión ocupa un lugar muy importante en su comportamiento y en sus acciones consulte con un profesional de salud mental
  • Fíjese metas realistas que pueda alcanzar
  • Cuente con personas con las que pueda hablar de su problema además de su profesional de salud mental, como un amigo cercano, un familiar o un grupo de apoyo

Shield HealthCare | Nuestra Comunidad

1 Comentarios

  1. Andres Esqueda
    12 de Diciembre de 2016 | 16:04 pm

    Sin duda la depresión es uan de las enfermedades que pueden apoderarse de los cuidadores de personas en demencia.
    Sobretodo por lo que se menciona de que se descuidan asimismos por cuidar a terceros.
    Es por eso que siempre hay que tener cierto conocimiento acerca de algún tratamiento de depresion, para ayudar a esa persona cuidadora.

    saludos.

Publicar un comentario en la entrada