Los superhéroes del cáncer infantil

childhood cancer El cáncer infantil
por:Publicado24 de Octubre de 2016Sin Comentarios

El cáncer infantil afecta aproximadamente a 1 de cada 285 niños en Estados Unidos. La leucemia es uno de los tipos más comunes. A diferencia del cáncer en adultos, las causas del cáncer infantil no están influenciadas por factores relacionados con el estilo de vida. Es importante saber que es muy poco probable que la aparición de cáncer infantil guarde relación con algo que el padre o el niño hayan hecho.

Mi superhéroe del cáncer infantil

Historia de Alethea Mshar

A menudo se suele decir que los niños que luchan contra el cáncer son “guerreros” o “superhéroes”. A veces pienso que esto es injusto. Pareciera que han sido dotados de una fortaleza sobrehumana, cuando en realidad sus pequeños cuerpos son tan frágiles. Me ha llevado cierto tiempo darle sentido a este concepto, pero lo he hecho, porque en efecto hay un superpoder que los niños que luchan contra el cáncer casi siempre tienen: la resiliencia.

Mi hijo Benjamin, es un sobreviviente de leucemia. Ya pasaron más de 6 años de haber sido diagnosticado con leucemia linfoblástica aguda, y ya más de 3 años de haber terminado su tratamiento. Durante el tratamiento de Ben, muchas veces temí perderlo. De hecho, su oncólogo nos dijo abiertamente que el objetivo del tratamiento del cáncer es destruirlo sin matar al niño, y que a veces existe una línea muy delgada entre los dos.

Durante las primeras etapas de su tratamiento, hacíamos un equilibrio constante sobre esa línea delgada. Hubo muchas visitas a la sala de emergencias y riesgos para su salud, pero cada una de las veces, logró recuperarse. Más adelante, después de 9 meses, el tratamiento fue un poco más llevadero y Ben anduvo bien. Una vez más, cuando se acercaba el final del tratamiento, que llevó algo más de 3 años, su cuerpo estaba agotado. Los años de tratamiento minaron sus reservas, y sufrió infecciones resistentes a los antibióticos como C. diff, y las internaciones hospitalarias pasaron a ser parte de nuestra rutina una vez más. Su resiliencia se estaba agotando. Aquí fue cuando la analogía del superhéroe comenzó a resonar.

En un libro o una película, el héroe combate contra enemigos eternos, villanos tan oscuros, maléficos y horrorosos que hasta la fortaleza sobrehumana de nuestro héroe declina y la victoria se pone en duda. Se ha agotado para nada. Así se veía Ben durante el último año de quimioterapia. Este tratamiento que salvó su vida también estuvo minándola, y  tuvimos que atravesar aquella tormenta y debatirnos sobre cuánta quimio era suficiente para matar al cáncer al tiempo que curaba a Ben. Muchas veces pensamos que podríamos perder esta batalla.

Fue en esta recta final que su resiliencia se convirtió en su superpoder. Si bien estaba débil y agotado, aún jugaba, aún sonreía, aún cantaba. Su fortaleza interior salió a la luz y brilló durante las horas más oscuras de su tratamiento, cuando el agotamiento más nos amenazaba. Todos nos fortalecimos con su luz y ésta fue cada vez más brillante y fuerte, y así fue que todos nos sumamos al juego, a las sonrisas, al canto.

Ben sigue siendo un niño resiliente. Él convive con los últimos efectos de la quimioterapia que tendrán un impacto de por vida, pero lo hace con un canto en su corazón y una sonrisa en el rostro.

Historia de Alethea Mshar

Referencia: American Childhood Cancer Organization, American Cancer Society

 

Conozca más acerca del cáncer infantil:

American Cancer Society

KidsHealth

National Cancer Institute

 

Recursos y ayuda para el cáncer infantil:

Alex’s Lemonade Stand Foundation

American Childhood Cancer Organization

CancerCare

Momcology

The Children’s Treehouse Foundation

 

Haga clic aquí para ver más enlaces y recursos útiles para los niños y las familias con necesidades especiales

Publicar un comentario en la entrada