De criar a un niño con necesidades especiales

Raising a Child with Special Needs Criar a un niño con necesidades especiales
por:Publicado12 de Diciembre de 2016Sin Comentarios

Pregúntenle a cualquier padre. Criar a un niño con necesidades especiales hace que organizar la propia vida sea casi imposible. La supermamá Theresa Hornung nos ofrece su punto de vista  – y algunos recursos útiles–  con respecto al caos doméstico y emocional que se produce al criar mellizos con necesidades especiales.

Crecí junto a siete hermanos en una casa pequeña que siempre parecía a punto de estallar. Siempre se veía y se oía como si hubiera sido arrasada por un ciclón. No importaba cuánto se limpiara, siempre era un verdadero caos. Siempre bullía de drama y actividad.

Cuando dejé la casa familiar y comencé mi propia vida, me reía al pensar  que nunca más tendría que volver a lidiar con semejante caos. Si bien nunca me caractericé como una maniática de la limpieza, estaba segura de que podría acomodar mi entorno de manera mucho más organizada.

Nada nos prepara para lo que viene

Seis años después del nacimiento de mis increíbles hijos, debo admitirlo, el caos ha triunfado. El circo está vivo más que nunca. Uno podría suponer que vivir en una familia de diez personas me habría preparado para el desfile de extraños que pasan por mi casa. Pues no fue así.

No me malinterpreten; estoy profundamente agradecida a cada uno de ellos. La vida de mis mellizos autistas ha mejorado notablemente gracias al esfuerzo de estos terapistas compasivos y esforzados que vienen a verme en medio de todas mis cuestiones domésticas… ¡y esto lo digo con mi mejor acento de  West Texas y todo!

Al comienzo, mis esperanzas eran muchas. Siempre he sido devota de tener la cara bien arreglada (amo maquillarme).  Realizaba y me las arreglaba para llevar a cabo complejos esfuerzos casi teatrales. Yo puedo manejar esto, me repetía. No había manera de que me vieran sino era en mi mejor forma.  Ahhh…¡cómo me río ahora cuando me acuerdo de aquellos días tan optimistas!

El origen del desorden puede cambiar

Pregunten a cualquier mamá que tenga un hijo con necesidades especiales en qué lugar ubicaría su aspecto personal en el orden jerárquico de cosas que necesita hacer….se reirían bastante, o hasta resoplarían burlonamente.

Antes de criar un niño con necesidades especiales, el desorden en casa era el resultado de una vida social ajetreada, una vida teatral intensa, libros, películas y mis amados proyectos de artesanías que tanto extraño. El término “tormenta perfecta” me viene a la mente ahora cuando repaso mi casa.

A medida que los niños crecían, también lo hacían los turnos de terapistas y el papelerío, la ropa que les queda chica, las obras de arte del jardín de infantes, los juguetes, las historias médicas, y el DESORDEN. Comenzamos a tener que lidiar con desafíos emocionales cada vez más grandes y no solo desaparecía el tiempo para limpiar, sino también la voluntad de hacerlo.

Por sobre todo, las personas que  vienen a casa semanalmente han ido aumentando. Cuando se trata de la familia, uno puede bajar la guardia y relajarse, pero cuando se trata de profesionales, si bien esto puede no tener una base real, yo solo sé que ellos sacuden sus cabezas cuando deben circular por este caos. Estos días, cuando visualizo cómo me gustaría que se viera mi casa, no es una escena de una revista de decoración, sino más bien una donde si bien existe el caos, éste no continúa creciendo.

Pueden hacerlo

Trato de no ser muy estricta conmigo, pero es vergonzoso. Sepan que si bien entregue el territorio, la batalla aún no terminó. Sé con certeza que debo encontrar exactamente el sistema adecuado y todo estará en su lugar. Bien, el sistema adecuado… en el que no sea necesario dormir y en el que haya dinero suficiente para contratar una cuadrilla de profesionales que me ayuden a diario.  ¡Esto me llevaría a la cima!

Colaboración de Theresa Hornung

 

Recursos útiles para criar un niño con necesidades especiales:

Publicar un comentario en la entrada