800.765.8775

Nuestra Comunidad

Lesiones: Cómo tratar raspones y quemaduras leves

por:Publicado12 de Junio de 2018Sin Comentarios
Lesiones

Fatiga, ansiedad, trajín y distracción. Las características distintivas de un estilo de vida frenético también pueden ser el caldo de cultivo para sufrir lesiones menores. Como solemos estar muy atareados en la cocina, o nos apuramos para hacer los mandados, es muy probable que suframos lesiones comunes como raspones en las rodillas, cortes y quemaduras leves, caídas de escaleras y más.

Es importante saber si la lesión requiere tratamiento o no, especialmente en las personas más vulnerables como los adultos mayores y los enfermos.

Identificar lesiones de mayor gravedad

Antes de considerar tratar por su cuenta una lesión leve, debe evaluar en primer término si ésta requiere atención médica. Según ABC News (en ingles), cualquier lesión que parezca preocupante debe ser examinada por un médico. Otros factores que indican la necesidad de una evaluación profesional son:

  • Sangrado continuo después de 5 a 10 minutos de ocurrida la lesión
  • Cortes y pinchazos lo suficientemente profundos que no dejen ver la base
  • Raspones superficiales que cubran una zona extensa de piel
  • Quemaduras profundas que cubran un zona superior a un cuarto de la superficie
  • Heridas que no mejoran en las primeras 2 semanas

Quemaduras menores

Muchos de nosotros han experimentado de primera mano algunas de las quemaduras más habituales. Desde la cocina hasta el dormitorio, hay muchos lugares en donde debemos tomar precauciones adicionales.

Prevención

Según la Clínica Mayo algunas recomendaciones para evitar las quemaduras habituales incluyen:

  • No dejar elementos en el fuego sin supervisión.
  • No dejar alimentos cocinándose sin supervisión. Alejar los mangos de sartenes y jarros de los bordes de la cocina.
  • Mantener los artefactos eléctricos lejos del agua.
  • Probar la temperatura de los alimentos antes de comerlos o de dárselos a un niño.
  • No calentar botellas en el microondas ya que es difícil controlar la temperatura.
  • Evitar el uso de prendas de vestir sueltas al cocinar o trabajar cerca del fuego.
  • Desenchufar los artefactos eléctricos y guardarlos fuera del alcance de los niños. Tapar los tomacorrientes con protectores de seguridad adecuados.
  • Mantener los cables eléctricos fuera de la vista y del alcance de los niños.
  • Si tiene que fumar, evite hacerlo dentro de la casa. Nunca fume en la cama.
  • Verificar periódicamente los detectores de humo, y tener extintores de incendio en cada piso de su hogar.
  • Configurar la caldera en 120° F (48.9° C) o menos, y probar siempre la temperatura del agua de baño antes de ingresar a la tina o de bañar a un niño.

Tratamiento

Según el Instituto Nacional para la Salud (NIH en ingles) y el Centro Médico de la Universidad de Rochester (URMC en ingles) existen algunos pasos fundamentales para el tratamiento de quemaduras leves.

En primer lugar, para detener la quemadura:

  • Quitar la superficie caliente.
  • Quitar las prendas de vestir sueltas que no estén adheridas a la piel.
  • Quitar joyas y accesorios que podrían quedar atascadas al hincharse la piel.
  • Las quemaduras por alquitrán deben ser enfriadas con agua sin intentar quitar el alquitrán.

En segundo lugar, enfriar la quemadura para evitar que siga dañando el tejido. Hacerlo dentro de los 20 minutos de ocurrida la lesión, si fuera posible. Puede realizarse de la siguiente manera:

  • Haga correr agua corriente fría a aproximadamente 60° F (15° C) sobre la quemadura. Puede usar una manguera si está en el exterior.
  • No se recomienda usar agua muy fría ni hielo para enfriar ya que puede empeorar la quemadura.
  • El enfriamiento de una zona extensa del cuerpo puede causar hipotermia, especialmente en los niños.
  • Las quemaduras por productos químicos deben ser enjuagadas con agua templada durante 20 minutos o más.

En tercer lugar, cubrir la quemadura para reducir el dolor y evitar infecciones.

Algunas recomendaciones:

  • Proteger el sitio de la quemadura con un apósito, como un vendaje compuesto. También se puede considerar el uso de un vendaje más sofisticado, como un apósito de hidrogel antibacteriano.
  • Limpiar cuidadosamente la herida con un jabón líquido suave, dos veces al día.
  • Cambiar los vendajes diariamente.
  • No reventar las ampollas pequeñas. Si una de ellas se revienta, consulte con el médico quien podrá prescribirle un antibiótico.

La URMC recomienda no utilizar manteca, grasa, cremas, aerosoles, ungüentos para quemaduras o polvos para tratar heridas menores, ya que pueden agravar la lesión. Es importante usar analgésicos solamente de acuerdo a la indicación médica.

Cortes, raspones y pinchazos leves

Prevención

Se publican a continuación algunas recomendaciones del Washington Post (en ingles) que lo ayudarán a evitar lesiones, como cortes leves al cocinar o al abrir paquetes:

  • Tomar una clase sobre manejo de cuchillos.
  • Cortar siempre sobre una tabla de cortar, y colocar un trapo debajo para estabilizarla si tiende a resbalarse.
  • Cortar siempre manteniendo el cuerpo alejado
  • Replegar los dedos hacia atrás al cortar los alimentos sosteniéndolos con una mano, mientras se corta con la otra.
  • Si se le resbala un cuchillo, no intentar nunca atraparlo en el aire. Dejar que caiga al suelo y alejarse dando un paso hacia atrás.
  • Usar tijeras para abrir los paquetes, nunca un cuchillo.
  • Congelar los alimentos en forma individual para evitar tratar de separarlos con un cuchillo. Dejar descongelando los alimentos antes de intentar separarlos con un cuchillo.
  • Mantener los cuchillos bien afilados. Si están desafilados pueden ocasionar más deslizamientos y accidentes, y las lesiones causadas por un cuchillo desafilado son más difíciles de cicatrizar.

Cuándo llamar al médico

Hay que acudir al médico para tratar aquellos cortes que:

  • Sangran profusamente
  • No dejan de sangrar después de 5 a 10 minutos de presión directa
  • Tienen una profundidad o longitud mayor a media pulgada
  • Están situados en el rostro o cerca del ojo
  • Fueron causados por un objeto sucio u oxidado, o por la mordida de un animal
  • Contienen restos como grava, piedritas o tierra que continúan adheridos aun después de limpiar bien la herida
  • Presentan bordes irregulares o separados
  • Causan un dolor excesivo
  • Muestran signos de infección (calor, enrojecimiento, hinchazón o drenan)

Tratamiento

Según la Clínica Mayo y la URMC, se publican a continuación los pasos para el tratamiento de lastimaduras y cortes leves:

  • Lavarse las manos para evitar infecciones.
  • Detener el sangrado aplicando una presión suave sobre la herida con una apósito limpio.
  • Limpiar la herida bajo el chorro de agua corriente.
  • Lavar la herida con jabón líquido suave, no usar agua oxigenada o iodo que pueden ser irritantes.
  • Quitar la suciedad o los restos de la herida bajo el chorro con agua corriente o, si fuera necesario, utilizar pinzas esterilizadas con agua de la canilla. Si no están debidamente limpias, se pueden producir infecciones o cicatrices.
  • Aplicar un antibiótico, vaselina o una loción o crema antiséptica. Esto mantendrá tersa la superficie de la piel y evitará la formación de cicatrices.
  • Cubrir la herida usando un vendaje o una gasa estéril para protegerla de las bacterias. No soplar la herida, ya que esto puede favorecer el crecimiento de los gérmenes.
  • Cambiar el apósito al menos una vez al día, o cada vez que el vendaje se ensucie o humedezca.
  • Aplicar la vacuna antitetánica si no se la ha aplicado en los últimos 5 años, especialmente si la herida es profunda o está sucia.
  • Observar si hay signos de infección como calor, enrojecimiento, hinchazón o supuración. Consultar con el médico si la herida se infecta.

Caídas

Prevención

Si bien las lesiones producidas por caídas pueden ocurrir en cualquier momento del año, la época navideña parece ser un período en el que las personas no están tan atentas como estarían en meses menos caóticos. Según los Centros para el Control de Enfermedades (CDC en ingles), la mayoría de las caídas durante la época navideña ocasionadas por escaleras, suelen ocurrir al colgar las luces en el árbol. También son comunes las caídas de techos, muebles, escaleras y resbalones en las entradas. Otras caídas son ocasionadas por resbalarse o tropezar con objetos decorativos del hogar y por cuerdas o prendas de vestir. Según los registros, las fracturas han sido las lesiones más frecuentes, y aproximadamente la mitad de ellas fueron causadas por caídas de escaleras. Le brindamos a continuación algunas recomendaciones básicas para evitar las típicas caídas en el hogar durante la época navideña:

  • Tener extrema precaución al subirse a una escalera, mueble o taburete mientras hace arreglos en el hogar.
  • Controlar que las escaleras y taburetes estén apoyados sobre superficies planas.
  • Si las escaleras o taburetes no son lo suficientemente altos, llamar a un profesional para que realice los arreglos.
  • No mezclar nunca alcohol con las alturas.
  • Quitar del medio los objetos que están fuera de su lugar ya que se puede tropezar con ellos.
  • Usar calzado adecuado para las tareas que se deban realizar.
Comments

Publicar un comentario en la entrada