800.765.8775

Nuestra Comunidad

Síndrome de Estrés Postraumático (PTSD, en inglés) en padres de niños con necesidades especiales: Cómo manejarlo

por:Publicado28 de Noviembre de 2018Sin Comentarios
Síndrome de Estrés Postraumático

Era solo una visita de rutina. Cuando nos llamaron fuimos a un cuarto pequeño para controlar la presión, el peso y la altura, y sin ninguna razón aparente, comencé a sentirme mareada, mi corazón comenzó a latir aceleradamente y tuve que respirar hondo para evitar el vómito. Seguramente sonaré muy dramática, pero mi cuerpo estaba reaccionando a su pasado.

Mi hijo Ben ha estado internado tantas veces que perdí la cuenta. Presenta una lista extensa de afecciones médicas, entre ellas leucemia (ahora está curado), y  enfermedad de Hirschsprung. He sido la encargada de sostenerlo a lo largo de los cientos (quizás miles) de pinchazos que tuvo que recibir, y lo he visto entrar al quirófano en cada cirugía que tuvo que afrontar.

Soy una mamá fuerte y estoica, pero independientemente de mi aptitud para manejar estos momentos, el impacto de tales incidentes se ha acumulado en mi psiquis, y ahora tengo muchos síntomas de PTSD, y la reacción dramática que sufrí en una consulta de rutina es uno de ellos: una escena retrospectiva. 

Cuando se piensa en el PTSD nos remitimos a los veteranos de guerra o al personal que trabaja en emergencias. De hecho, dudo que las madres ni siquiera sean consideradas en la lista de posibles diagnósticos de PTSD. Duda que hubiera podido reconocerlo en mi misma, si no hubiera sido por una serie de blogs (en inglés) que encontré por casualidad.

Cuando reconocí por primera vez el problema, no tenía en claro qué hacer. Soy una corredora entusiasta, y estaba más que feliz de superarme como corredora y pensaba que eso era bueno. En cierto momento me di cuenta de que si bien el ejercicio es beneficioso de muchas maneras, no era suficiente para manejar la herida abierta de mi vida, causada por tantos años de crianza intensiva. Sabía que si quería seguir dándole a mi familia lo mejor de mí, tenía que abordar de manera integral el factor del estrés.

Busqué asesoramiento y, con la ayuda de un amigo, encontré un terapeuta que pudo ayudarme a desentrañar el desorden emocional que he tenido por lo que Ben ha tenido que soportar, y por todo lo que yo y el resto de nuestra familia hemos soportado con él. Creo que es la primera vez que me di permiso para expresar todos mis miedos y dejar que las emociones fluyan entre sollozos y lamentos. Además de la muy necesaria catarsis, también aprendí mejores habilidades de afrontamiento, porque una persona solo puede correr algunas millas pero, finalmente, tuve que enfrentar a todos mis demonios. Aprender a enfrentarlos y manejarlos fue un paso crítico en el manejo de mi PTSD.

Todavía se disparan algunos de mis síntomas, y generalmente aparecen súbitamente, cuando menos lo espero, pero ahora tengo las herramientas para manejarlos y un terapeuta seguro y confiable para que tome mi mano mientras lo hago. El trastorno de estrés postraumático en los padres de niños con autismo y trauma médico es muy real, pero también lo es el tratamiento y la recuperación.

 Más ayuda para padres de niños con necesidades especiales:

Comments

Publicar un comentario en la entrada