800.765.8775

Nuestra Comunidad

Úlceras diabéticas: Causas y tratamiento

por:Publicado4 de Enero de 2021Sin Comentarios
úlceras diabéticas

Las úlceras son una complicación frecuente de la diabetes, que afectan aproximadamente al 15% de los 30.3 millones de estadounidenses que padecen esta enfermedad. De las personas que presentan úlceras diabéticas, el 6% deberá ser hospitalizado por complicaciones relacionadas con las úlceras, y entre el 14 y el 24% de los pacientes hospitalizados sufrirán la amputación de alguno de sus miembros inferiores.

Una úlcera diabética es una herida de lenta cicatrización. Es importante saber que, según la Asociación de Diabetes de Estados Unidos, todas las úlceras diabéticas se presentan por debajo del tobillo. Pueden afectar a cualquier persona que tenga diabetes. Las actividades de alto riesgo incluyen el uso de insulina y el consumo de alcohol y tabaco. El sobrepeso y las enfermedades relacionadas con la diabetes (por ej. enfermedades de los riñones, ojos, corazón) también son factores de riesgo.

Causas

Si bien las úlceras diabéticas no son causadas directamente por la diabetes, pueden ser el resultado de los efectos secundarios más frecuentes de esta enfermedad. Las úlceras pueden surgir a partir de diversos trastornos, entre ellos un nivel alto de azúcar en sangre, circulación deficiente, daños al sistema nervioso e irritación o heridas en el pie.

Nivel alto de azúcar en sangre

También conocido como hiperglucemia, es una característica de la diabetes. La insulina es la herramienta del organismo que permite eliminar el exceso de azúcar de la sangre. En la diabetes, sin embargo, el organismo no produce normalmente insulina suficiente para procesar el exceso de azúcar, por lo que ésta permanece circulando en el organismo. Por lo tanto, un nivel alto y crónico de azúcar en sangre puede causar complicaciones a largo plazo, como por ejemplo, daños al sistema nervioso, daños en la retina, problemas óseos o de articulaciones, e infecciones.

Circulación deficiente

La enfermedad vascular es una complicación frecuente de la diabetes y puede reducir la circulación sanguínea en las extremidades inferiores. Sin un flujo de sangre adecuado, una herida en el pie puede demorar mucho tiempo en cicatrizar, causando complicaciones y haciendo más dificultoso su tratamiento.

Daños en los nervios

La neuropatía es un daño en los nervios causado por la hiperglucemia (nivel alto de azúcar en sangre) crónica, que afecta al 60-70% de las personas diabéticas. Los daños en los nervios pueden evitar que una persona sienta que tiene una herida en el pie, pudiendo causar un cuadro de infección gradual.

 Tratamiento

Una deformidad, lesión o trauma en el pie puede avanzar rápidamente y transformarse en una úlcera, junto con otras complicaciones de la diabetes mencionadas anteriormente. Además del control adecuado de los niveles de azúcar en sangre, se deben tomar recaudos especiales para el cuidado y revisación minuciosa de los pies todos los días, para evitar que se forme una úlcera. Se debe observar la posible presencia de lastimaduras, enrojecimientos, moretones, agrietamientos u otras anormalidades. También se debe usar un calzado cómodo y de buen calce que no presione ni tire de la piel.

Aún las heridas más leves deben tomarse seriamente y ser atendidas oportunamente, además de consultar con el médico de inmediato. Si se detecta una herida en un pie, debe seguir los siguientes pasos para el cuidado de la misma:

  • Desbridamiento: Se debe retirar todo el tejido muerto o todo aquello en o alrededor de la herida que pueda complicar su cicatrización. Si una herida supura, también será necesario hacerla drenar.
  • Después de limpiar la herida adecuadamente, se debe aplicar un vendaje apropiado. El vendaje ayudará a la cicatrización de la herida y la protegerá de la contaminación, absorbiendo además los fluidos excedentes.
  • Quitar peso de zona afectada: Se recomienda no utilizar el pie afectado para facilitar la cicatrización. Para ello se puede usar una silla de ruedas, muletas, un scooter para personas con movilidad reducida o escayola para mantener libre de presión la zona afectada.

Las úlceras del pie diabético son frecuentes pero pueden evitarse controlando los niveles altos de azúcar en sangre, visitando periódicamente al médico para realizar exámenes e inspeccionar diariamente los pies en detalle.

Si desea saber más acerca de las úlceras diabéticas, vea nuestro seminario virtual grabado Úlceras diabéticas: Identificación y tratamiento. También puede acceder al seminario virtual a través del sitio web del Wound Care Education’s Institute y recibir un certificado gratuito siguiendo las directivas de la página.

Referencias

  1. Avances en medicina y cirugía del pie y el tobillo
  2. Asociación de Diabetes de los Estados Unidos
Comments

Publicar un comentario en la entrada